Entradas

Los efectos de la Covid-19 sobre la salud socioemocional de los mayores

Los primeros estudios sobre los resultados de la vacunación parecen ser prometedores. A esto habría que sumar el progresivo aumento de nuevos vacunados, que según los últimos datos superan los 2,1 millones con la pauta completa. Son sin duda una ventana a la esperanza después de este primer año de pandemia. Y también un buen momento para evaluar en qué se puede mejorar.

Entre los terribles efectos provocados por la Covid-19 en la sociedad hay uno que ha quedado silenciado. La necesidad de reaccionar con premura para evitar los contagios y los fallecidos ha provocado la toma de medidas drásticas para evitar el colapso de la sanidad pública. Pero esta situación ha acarreado también un fuerte impacto psicológico que se ha llegado a calificar como «la otra pandemia». La emocional.

En el caso de las personas de mayor edad este impacto ha sido incluso mayor. La distancia de muchas familias y la falta de contacto han sido en parte mitigadas gracias a las nuevas tecnologías, pero no lo suficiente.

Los efectos de la Covid-19 sobre la salud socioemocional de los mayores

En anteriores publicaciones hablamos sobre algunos de los principales efectos que estaban comenzando a dar la cara a finales de 2020. Algunos de estos problemas ya existían mucho antes de la pandemia, pero sus efectos se han visto incrementados.

El drástico cambio de hábitos, las restricciones de movilidad e incluso el frenético volumen de información han provocado estrés, sensación de soledad e incluso miedo en muchas personas. Como profesionales en el cuidado de personas mayores, en DediCares intentamos informar sobre la importancia de concienciar a la sociedad sobre el cuidado de la salud mental.

En ese sentido, todos tenemos que ser conscientes del gran valor de prestar un plus de atención en el cuidado de la salud de nuestros mayores. Tanto la salud física como la mental.

La salud mental sale a debate

Los medios de comunicación y las redes sociales han servido estos días como foro de debate sobre la salud mental. Aunque muchos expertos, psicólogos y sanitarios llevan desde el principio de la pandemia tratando de dar visibilidad a esta situación, ha sido una intervención en el Congreso la que ha servido como aliciente.

En cualquier caso es una buena oportunidad para sensibilizar sobre un problema que afecta a buena parte de la sociedad. De hecho, tras la reacción producida por los hechos del Congreso, el presidente del Gobierno se ha comprometido a actualizar la estrategia nacional de atención psicológica y psiquiátrica. Un hecho que serviría para mejorar el Sistema Nacional de Salud.

Uno de los datos que ha causado especial sorpresa en este debate ha sido la cifra de psicólogos clínicos en España. Seis por cada 100.000 habitantes (la media europea es de 18). Una cifra del todo insuficiente para poder afrontar el posible aumento de patologías mentales que podría producirse con la pandemia.

Un primer paso importante para resolver esta situación es por tanto el darle visibilidad y sensibilizar a la sociedad. El esfuerzo conjunto y la comprensión de los posibles efectos de una situación sanitaria como la actual, nos puede servir para aprender y saber afrontar de una mejor forma dichas dificultades.

Actividad física ayuda a las personas mayores

En anteriores publicaciones hablamos sobre los efectos perjudiciales que la Covid-19 está provocando en las personas mayores. Entre ellos algunos de carácter psicológico, como el incremento en los miedos o el aumento de la ansiedad. En la presente publicación queremos señalar una buena forma de combatirlos, el ejercicio.

Como señalan los especialistas, la actividad física ayuda a las personas mayores de muchas formas. Además de servir para mejorar el equilibrio -y evitar posibles caídas- o para mantener en buen estado de salud el sistema locomotor, mantenerse activo tiene además beneficios a nivel psicológico.

Si bien es cierto que estas recomendaciones son útiles en cualquier momento, ahora más que nunca hay que ser muy conscientes de la importancia de dedicar algo de tiempo a realizar actividad física durante la semana, ya que ayuda a las personas mayores a vivir sanos.

Estar más tiempo en casa conlleva pensar cómo hacer ejercicio

Una de las consecuencias directas de la pandemia ha sido el considerable aumento de horas que se pasan en casa. En el caso de las personas mayores incluso ha supuesto una reclusión forzada para evitar un posible contagio. Esta circunstancia dificulta considerablemente un buen número de actividades cotidianas que permitían realizar ejercicio físico.

Sin embargo realizar actividad física, o incluso cierto tipo de ejercicios, no implica necesariamente salir de casa. En DediCares trabajamos a diario en la estimulación física y cognitiva mediante actividades que sirvan para promover una vida activa y saludable. Y para poder desarrollarlas es importante adaptarse a las necesidades de cada persona.

El llamamiento a prestar un cuidado especial a la actividad física, y a no dejarse llevar por el sedentarismo por culpa de la Covid-19, llega desde todos los ámbitos. La Organización Mundial de la Salud incluso ha iniciado varias campañas bajo el lema #SanosEnCasa, entre loas que se encuentra una dedicada a la actividad física. En el caso de personas mayores con problemas de movilidad, recomienda realizar ejercicios tres, o más días, a la semana.

Mejorar cuerpo y mente a través de la actividad física

En nuestro post sobre Las actividades divertidas y los juegos son útiles para alcanzar un envejecimiento saludable‘ hay varios ejemplos de actividades saludables, y muy fáciles de hacer en casa, para realizar ejercicio. Entre otras el baile, la musicoterapia o el yoga. Además, y aunque no sea obviamente tan inspirador como pasear por la calle, se pueden realizar recorridos para caminar por casa aprovechando el espacio del que se pueda disponer.

Pero además hay otra larga lista de posibles alternativas que incluso son beneficiosas para enfermedades o dolencias concretas. Por ejemplo se puede combatir la artrosis con pequeñas rutinas de ejercicio funcional que refuercen los músculos. Actividades como el Pilates o el Taichí pueden ser muy beneficiosas si se hacen correctamente para la espalda. También se puede combatir las consecuencias del dolor, como por ejemplo el causado por la fibromialgia, mediante clases de meditación o Tai-Chi.

Estas y muchas otras actividades físicas que sirven para prevenir patologías en las personas mayores se pueden adaptar con la ayuda profesional a cada caso. Además, y siempre que lo permitan las recomendaciones sanitarias de cada localidad, se pueden seguir acompañando con paseos y caminatas por la calle o el campo.

Si estás preocupado porque algún familiar, que viva cerca o lejos de ti, pueda sentirse solo. O si crees que puede necesitar acompañamiento profesional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

contacta personas mayores a domicilio

En DediCares hemos comenzando el nuevo año con energías renovadas y con la misma ilusión por el trabajo bien hecho. El cuidado de las personas mayores con la mejor de las atenciones. Una labor que, ahora más que nunca, se hace de especial importancia para nuestros familiares y seres queridos.

Después de un año tan complicado como ha sido el 2020, parece que hubiera pasado mucho más tiempo desde nuestra publicación para despedir 2019. Hemos vivido con especial preocupación las consecuencias que la pandemia originada por la COVID-19 podría acarrearen el día a día de las personas mayores.

Ante estas adversidades sólo podemos sentir más reforzada la relevancia de la vocación y la atención personal para conseguir un cuidado óptimo. Adaptados a cada caso y a las necesidades de las personas en la atención en sus hogares.

Atención personalizada y adaptada a las necesidades

Cada persona es diferente, y todos y cada uno de ellos tienen derecho a una atención adecuada a sus necesidades. En DediCares somos conscientes de que uno de los beneficios de los cuidados en el domicilio es precisamente el de poder seguir en la comodidad del hogar. Por eso queremos que la presencia de nuestros cuidadores se adapte a esos hogares de la mejor forma posible.

Ofrecemos una amplia lista de servicios adaptables y que se puede consultar para más información.

Entre otras cosas estamos especializados en la aplicación, el control y el seguimiento de la medicación y los tratamientos médicos prescritos por un facultativo. Así como de la atención sanitaria en tratamientos médicos y de enfermería.

En DediCares también podemos ser un importante apoyo en el desarrollo de las tareas domésticas del usuario para favorecer su autonomía. Desde el acompañamiento, la supervisión de la persona de día o de noche, o durante una hospitalización. Nuestros cuidadores también se pueden encargar de tareas sencillas en el hogar, por el bienestar de la persona al cuidado. O de realización de recados y compras domésticas.

Para favorecer el bienestar de las personas bajo cuidado ofrecemos diferentes servicios centrados en: el aseo personal, la elaboración de menús para una alimentación saludable y establecida por un facultativo, o la realización de actividades para la estimulación física y cognitiva. Tan importante ahora para combatir las consecuencias de los largos periodos en casa por la COVID-19.

Un equipo de cuidadores seleccionado por su experiencia

Entre los cuidadores y las cuidadoras de DediCares se encuentra un elenco de personas llenas de vocación y pasión por su trabajo. Es sin duda la clave que marca la diferencia en su forma de ofrecer atención y cuidados. Con una actitud positiva, muy profesionaly siempre atentos a las necesidades de nuestros usuarios.

Pero además son cuidadores seleccionados por su formación y por su experiencia. El equipo de DediCares cuenta con una amplia experiencia demostrable en el sector. Con formación específica en el ámbito socio-sanitario y con experiencia previa en las labores que desarrollan. Un compendio de conocimiento y experiencia que consideramos necesario para alcanzar una buena sintonía entre cuidador y usuario.

Si estás preocupado porque algún familiar, que viva cerca o lejos de ti, pueda sentirse solo o necesite cuidados. O si crees que puede necesitar acompañamiento profesional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

contacta personas mayores a domicilio

Extremar los cuidados en Navidad

Se acercan unas fechas muy especiales, y es necesario que todos seamos conscientes de la importancia de extremar los cuidados en Navidad. Desde DediCares somos muy conscientes de que los cuidados son importantes siempre, con o sin días festivos. Pero en esta ocasión queremos aportar nuestro granito de arena para concienciar sobre cómo podemos ayudar a los demás estas Navidades. En especial a todas las personas mayores.

Es cierto que este 2020 quedará marcado como un año trágico ante las cifras tan nefastas arrojadas por la COVID-19. Los esfuerzos realizados por toda la sociedad y los cambios a los que nos hemos visto obligados han supuesto un antes y un después.

Para las personas mayores ha tenido efectos directos en el cambio de rutinas saludables, en la actividad física relacionada con poder salir a la calle, en la asistencia sanitaria o la obtención de medicamentos, entre otras cosas. Pero esta enfermedad infecciosa ha tenido también repercusión en otro tipo de aspectos psicológicos. Como explicamos en nuestro anterior post.

Campaña ‘El mejor regalo es cuidarnos’

Con la intención de concienciar a los españoles de los beneficios de aumentar los cuidados en Navidad, el Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha la campaña ‘El mejor regalo es cuidarnos’. Una campaña que queda bien plasmada en este vídeo:

Las personas mayores son plenamente conscientes de que la crisis del COVID-19 no ha sido la primera, ni será la última, que nos podría afectar como sociedad. Por eso es necesario que, como muchos de ellos llevan haciendo toda su vida, todos hagamos un esfuerzo como sociedad por adaptarnos y hacer las cosas de la mejor forma posible. Además, extremar los cuidados en Navidad es una gran forma de agradecer el esfuerzo que están realizando todos los sanitarios.

Tener presente las 6 M para aumentar los cuidados en Navidad

Entre las recomendaciones realizadas por el Ministerio de Sanidad destacan las llamadas » las 6 M». Son medidas relativamente sencillas de hacer, ya que se han ido practicando desde los primeros meses de la pandemia.

– 1 Mascarilla: Hay que usarla también en las reuniones familiares.

– 2 Metros: Mantener la distancia de al menos 1,5 metros entre los asistentes.

– 3 Manos: Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

– 4 Menos: Mientras menos contactos mejor, en una burbuja estable.

– 5 Más: Ventilación y actividad al aire libre y con las ventanas abiertas.

– 6 Me: Quedo en casa si tengo síntomas o me han diagnosticado de COVID, si estoy esperando los resultados o si he estado en contacto con un caso.

Además de estas recomendaciones, la Junta de Andalucía ha prorrogado hasta el próximo día 12 las medidas actuales frente al coronavirus. Por lo que habrá que estar muy atentos para saber cómo se flexibilizarán las medidas ante los días de Navidad.

Un pequeño paso hacia la esperanza

Una importante noticia en la lucha contra la COVID-19 saltó a los medios de comunicación el pasado día 8. Margaret Keenan, una mujer de 90 años, se convirtió en la primera persona vacunada en occidente de manera oficial.

Los expertos advierten constantemente sobre la importancia de ser cautos ante la llegada de una vacuna salvadora en tan poco tiempo. Es importante que todos seamos conscientes de que la lucha contra el coronavirus será larga. Por tanto, los sanitarios recuerdan que no se puede bajar la guardia frente al virus. En cualquier caso, el arranque del plan de vacunación frente a la COVID-19 representa un primer paso para ayudarnos a cuidarnos frente al virus.

Si estás preocupado porque algún familiar, que viva cerca o lejos de ti, pueda sentirse solo. O si crees que puede necesitar acompañamiento profesional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

contacta personas mayores a domicilio

Principales miedos de las personas mayores

Inmersos en la segunda ola provocada por el Coronavirus SARS-CoV-2, la sociedad mundial se enfrenta a nuevos retos. Tras el lógico desconcierto por la aparición repentina de la COVID-19,  los expertos disponen ahora de más información y estudios sobre otro tipo de efectos negativos, como la repercusión de esta enfermedad infecciosa en el aspecto psicológico. El temor ante este virus invisible ha afectado a las personas de diversas formas. Centrándonos en las personas mayores, los principales miedos ante la pandemia están relacionados con la mortalidad y con la soledad.

Los especialistas recuerdan que el virus ha tenido una especial incidencia directa en las personas mayores. En los medios de comunicación se ha mostrado cómo la COVID-19 se ha cebado especialmente en las residencias de la tercera edad.

Todo esto ha supuesto un importante impacto que ha generado, en las personas mayores, un incremento de la ansiedad ante la posibilidad de  quedarse solos o aislados durante meses, así como un aumento del miedo a morir.

Se ha hablado, además, de la sobreprotección de la ciudadanía hacia este colectivo como actos de muy buena voluntad, pero que quizás han podido ser contraproducentes. Ese propio miedo a que ellos se infectaran ha provocado que se hicieran recomendaciones del tipo “no salgas a la calle”, “no quedes con personas”, etc. ¿Qué ha supuesto todo esto? La disminución de la realización de actividades tanto saludables como sociales que tan beneficiosas son para todos, y en especial, para las personas mayores.

La soledad: un miedo que crece pero que no es nuevo

La sociedad, y los profesionales sanitarios al frente, están luchando a diario por descubrir y paliar los nuevos efectos que la COVID-19 está provocando. Sin embargo, los psicólogos también destacan que en ocasiones está agravando un problema ya existente. Uno de esos casos es sin duda el del sentimiento de soledad, que se ha convertido en uno de los principales miedos de las personas mayores.

Los profesionales recuerdan que, antes de la aparición de este virus, muchas personas mayores sufrían de depresión al llegar a la edad geriátrica. A los cambios físicos y psicológicos que conlleva el envejecimiento, también se suman factores como la separación de la familia, la distancia o la falta de una rutina saludable que mitigue dichos cambios.

Frente a este problema -ya existente- y su empeoramiento, es necesario un esfuerzo común de la sociedad por descubrir nuevas fórmulas y herramientas que ayuden a las personas mayores de la forma más adecuada.

La soledad no entiende de celebraciones

Nos acercamos a una fecha particularmente sensible para muchas personas. La Navidad es un periodo de reencuentros familiares, de compartir alegría y recuerdos, y de celebración. En ese sentido, se deberá tener siempre presente las recomendaciones que las autoridades pertinentes hagan sobre las medidas a adoptar en estas fechas tan señaladas.

Sin embargo hay que reconocer que el sentimiento de soledad para las personas mayores existe antes y después de los festivos. El trabajo, la familia y los ajetreos del día a día pueden provocar que nos olvidemos de nuestros seres queridos. Es importante que los hijos seamos conscientes de que al final de la vida, los padres se pueden convertir en hijos de sus hijos. Además pueden ser de una gran ayuda para luchar contra los principales miedos de las personas mayores.

No debemos olvidar que la COVID-19 está incidiendo especialmente en uno de los colectivos más vulnerables, las personas mayores. Por ello, no dejemos que estas fiestas navideñas sean más difíciles para ellos.

Si estás preocupado porque algún familiar, que viva cerca o lejos de ti, pueda sentirse solo. O si crees que puede necesitar acompañamiento profesional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

contacta personas mayores a domicilio

cuidados de la cara personas mayores

De nuestro cuerpo, el rostro es donde más se muestra el paso de los años. A partir de los 60, las arrugas y la flacidez muestran inexorablemente el paso del tiempo. Los cuidados faciales se hacen imprescindibles si se quiere tener el rostro hidratado y rejuvenecido. Las claves para cuidarlo se basan en una buena alimentación y mantener una rutina diaria de hidratación y de protección solar.

La piel madura muestra signos inequívocos del paso del tiempo como son la sequedad, la flacidez, las arrugas, la bolsa en el contorno de los ojos y la laxitud. La preocupación de muchas personas es ralentizar el proceso de envejecimiento de la piel con tratamientos. Estos tratamientos deben ir siempre acompañados de otros hábitos si queremos que la cara luzca más firme y rejuvenecida.

CUIDADOS FACIALES: CONSEJOS PARA TENER UNA PIEL MÁS SANA

Fumar, beber alcohol, incluso hasta pasar una mala noche dejan huella en el rostro. Por eso es importante cuidarnos y cuidar nuestra piel buscando el descanso, el ejercicio, beber abundante agua y la alimentación sana.

  • La carencia de sueño acaba perjudicando la luminosidad de nuestro rostro. El consejo, irse a dormir antes y echar una cabezadita a media tarde.
  • La falta de una buena alimentación incide en nuestra piel y también en nuestro peso. La recomendación, seguir la dieta mediterránea para sentirte bien por dentro y por fuera.
  • La falta de hidratación interna perjudica la hidratación de nuestra piel. El consejo, beber entre 2 y 3 litros de agua al día para hacerte un lifting natural.
  • El abuso del acohol provoca deshidratación facial. La recomendación, consumo moderado de alcohol con una bebida al día para mujeres y hombres a partir de los 65 años.

QUÉ CREMAS FACIALES UTILIZAR A PARTIR DE LOS 65 AÑOS

Es imposible, por tanto, detener el paso del tiempo. Aún hoy no se ha descubierto ningún método, producto o brebaje que al utilizarlo, tomarlo o ingerirlo frene el tiempo y detengan las arrugas y la flacidez en la piel.

Pero sí es verdad que se puede ayudar también a retrasar el paso de los años con tratamiento facial.

 

Una buena recomendación para el cuidado del rostro en la tercera edad es una hidratante con alto factor protección.

 

Cada piel es diferente así que es imposible recomendar una crema única para todas las pieles. Para cuidar e hidratar hay muchas posibilidades. En este sentido, es importante tener en cuenta los siguientes factores:

  • tipo de piel: seca, mixta, sensible,… Nuestra recomendación en este sentido es que busques el asesoramiento de una experta en belleza o estética para que te aconseje cuál es la crema que mejor se adecua a tus necesidades.
  • necesidades específicas. Te preocupa más la flacidez que las arrugas o quizás, más las manchas cutáneas que las bolsa en los ojos. Hay tratamientos concretos para cada uno de ellos.
  • los gustos de las personas. En el mercado de la cosmética hay múltiples texturas: untuosa, fluida, tipo gel,… Es importante saber la que mejor te conviene y la que mejor sienta a tu piel.
  • la rutina diaria. Hay personas que casi no tienen tiempo para el cuidado facial. Entonces para ellas, recalcar que los imprescindibles son: el limpiador, el tónico y la hidratante. Si puedes dedicarle más tiempo añade a los básicos tratamientos como: suero, crema de contorno de ojos, crema para el cuello y el escote, antimanchas, específicos.

La rutina de belleza para mantener una piel hidratada y reluciente es fundamental. Lo correcto es probar qué crema o cremas mejor te convienen y mantener el hábito diario de limpieza y tratamiento.

Acudir a la peluquería o a un salón de belleza para realizar un tratamiento facial  -peeling, lifting, iluminador facial- puede ser también una buena opción para mejorar el aspecto de tu piel. Si por cuestiones de movilidad no puedes ir sola, no tienes por qué preocuparte. DediCares te ofrece un servicio de acompañamiento en el que uno de nuestros cuidadores te llevará a tu cita con el centro de estética. 

Ponte en contacto con nosotros y te ofreceremos la solución necesaria.

_________
Fotografía: By Bill Branson (photographer) – This image was released by the National Cancer Institute, an agency part of the National Institutes of Health, with the ID 2525 (image).
Ola de calor_personas_mayores

Los efectos producidos por una ola de calor son peligrosos si no se toman las medidas adecuadas. Las personas mayores tienen mayor riesgo de sufrir las consecuencias de las altas temperaturas al tener una menor sensación de calor.

En 2018 se registraron 18 muertes en toda España por el intenso calor registrado solo en las primeras semanas de agosto. La mayoría de esas muertes eran de personas mayores.

Durante estos próximos días, y según AEMET -Agencia Española de Meteorología-, llega la primera ola de calor de este verano 2019 a España con altas temperaturas muy extremas que podría durar varios días.

Se hace necesario, por tanto, extremar las precauciones y seguir las recomendaciones sobre cómo evitar los estragos producidos por la ola de calor, sobre todo en las personas mayores.

 

¿Cómo afecta a la salud de las personas mayores una ola de calor?

El calor no afecta a todos de la misma forma. Hay mayor incidencia entre las personas mayores y las personas con enfermedades: cardiovascular, cerebrovascular, respiratoria, renal, neurológica, etc.

Durante los días de mucho calor, el cuerpo necesita realizar un mayor esfuerzo de adaptación a las altas temperaturas. Sudamos más y hay una mayor dilatación de los pequeños vasos periféricos.  En el caso de las personas mayores sus cerebros, a causa del termoregulador que hay en el hipotálamo, tardan más en adaptarse a los cambios.

El riesgo que tienen las personas de las tercera edad al sufrir un golpe de calor es aún mayor si padecen alguna patología añadida.

 

¿Cómo podemos prevenir los efectos de una ola de calor en las personas mayores? 

Hay algunas recomendaciones que deberían llevarse a la práctica en los días de máximas temperaturas:

  • Beber mucha agua. Aunque no tenga sensación de sed, beba.
  • Evitar la actividad en el exterior en las horas de mayor incidencia solar. Si necesita salir, camine por zonas más sombreadas.
  • Bajar las persianas y mantener la vivienda en sombra. Por las noches, suba las persianas y ventile bien las habitaciones.
  • Realizar comidas ligeras y saludables. Evite las comidas grasas e incluya más frutas y verduras.
  • Al salir a la calle, vestir con ropa fresca y de color claro.  Utilice ropa más suelta y póngase calzado cómodo.
  • Utilizar protección solar. Protéjase bien la cara y la cabeza, póngase un sombrero o gorra.

¿Cuáles son los problemas que puede ocasionar una ola de calor en las personas mayores? 

El cuerpo de una persona mayor puede no llegar a controlar el calor debido a un incremento de temperatura, ocasionándole un «golpe de calor«. Los síntomas más frecuentes son: temperatura elevada, piel roja, pulso fuerte y acelerado, dolor palpitante de cabeza, nauseas y mareos, e incluso, falta de conciencia. En estos casos, lo más recomendable es solicitar ayuda médica e intentar bajarle la temperatura corporal llevando a la persona a una zona fresca y aplicarle paños de agua.

Otro de los problemas ocasionados por las altas temperaturas es el «agotamiento por calor«. Los síntomas son: piel fresca y húmeda, pulso rápido y débil, respiración acelerada y poco profunda. En el caso de personas con problemas cardíacos hay que estar más alerta pues puede tener un ataque al corazón si no se previene con tiempo. Para todos, el consejo es acudir al médico e intentar que descienda la temperatura del cuerpo con bebida y moviendo a la persona a un lugar más fresco.

Hay otros problemas que también pueden derivarse de la exposición al sol y de las altas temperaturas como el agotamiento (lo mejor, reposo y descanso), los calambres (se aconseja: descanso, ingestión de zumos o bebida isotónica) y las quemaduras del sol (recomendación: consultar con el médico).

 

Es necesario extremar la precaución durante la ola de calor. Si tienes algún familiar que necesite ayuda o esté solo/a, confía en DediCares para su atención. CONTACTA CON NOSOTROS