cuidado piel verano 2022

Menos de la mitad de las personas mayores protegen su piel del sol cuando están al aire libre durante una hora en días soleados. Esto puede aumentar el riesgo de contraer cáncer de piel. ¿Cómo te vas a proteger y prevenir este verano 2022?

Cada año en España se diagnostican más de 6.000 casos de melanoma que es el tumor menos frecuente pero más agresivo, pudiendo ocasionar la muerte de 55.000 personas en el mundo al año.

La mayoría de los casos de cáncer de piel se encuentran en personas mayores de 65 años, pero se presta poca atención a las formas de reducir el riesgo de cáncer de piel entre las personas mayores.

Un factor de riesgo importante para la mayoría de los cánceres de piel es la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) del sol. Hacer de la protección solar un hábito diario puede ayudar a prevenir las quemaduras solares y reducir las posibilidades de que una persona padezca cáncer de piel.

Las personas que alcanzan la edad de 65 años pueden tener unas expectativas de vida,  de  promedio,  de dos décadas más. Esto significa que los esfuerzos para mejorar el uso de protección solar y reducir las quemaduras solares entre los adultos mayores probablemente ayudarían a reducir el riesgo de cáncer de piel en las últimas décadas de sus vidas.

La piel en las personas mayores

La piel cambia con la edad. Se vuelve más delgada, pierde grasa y ya no se ve tan suave como antes. Las venas y los huesos se pueden ver más fácilmente. Los rasguños, cortes o golpes pueden tardar más en sanar. Años de broncearse al sol o estar al sol durante mucho tiempo pueden provocar arrugas, sequedad, manchas de la edad e incluso cáncer.

Pero hay cosas que puede hacerse para proteger la piel y hacer que se sienta y luzca mejor.

Piel Seca y Picazón

Muchas personas mayores sufren de manchas secas en la piel, a menudo en la parte inferior de las piernas, los codos y la parte inferior de los brazos. Hay muchas razones posibles para la piel seca, tales como:

  • No beber suficiente líquido.
  • Pasar demasiado tiempo al sol o broncearse.
  • Estar prolongadamente al aire (aire seco).
  • Pérdida de glándulas sudoríparas y sebáceas, lo cual es común con la edad

La piel seca también puede estar causada por problemas de salud, como la diabetes o la enfermedad renal. Usar demasiado jabón, antitranspirante o perfume y tomar baños calientes puede empeorar la piel seca.

Algunos medicamentos pueden causar picazón en la piel. Debido a que las personas mayores tienen la piel más fina, rascarse puede causar sangrado que puede provocar una infección. ¿La recomendación? Hablar con el médico si la piel está muy seca y pica.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para  ayudar a la piel seca y con picazón:

  • Usar humectantes, como lociones, cremas o ungüentos, todos los días.
  • Tomar menos baños o duchas y usar un jabón más suave. El agua tibia seca menos que el agua caliente. No agregar aceite de baño al agua.
  • Intentar usar un humidificador.

Contusiones

Las personas mayores pueden tener moretones con más facilidad que las personas más jóvenes. Estos moretones pueden tardar más en sanar. Algunos medicamentos o enfermedades también pueden causar hematomas. ¿La recomendación? Hablar con el médico si hay moretones y no sabe por qué los tienes, especialmente en partes del cuerpo que generalmente están cubiertas por la ropa.

Arrugas

Con el tiempo, la piel comienza a arrugarse. Los factores medioambientales, como la luz ultravioleta (UV) del sol, pueden hacer que la piel sea menos elástica. La gravedad puede hacer que la piel se hunda y se arrugue. Ciertos hábitos como fumar, también pueden arrugar la piel.

Manchas de la edad y etiquetas de la piel

Las manchas de la edad son manchas de color marrón  y  planas que a menudo son causadas por años bajo el sol. Son más grandes que las pecas y comúnmente aparecen en áreas como la cara, las manos, los brazos, la espalda y los pies. Usar un protector solar de amplio espectro que ayude a proteger contra dos tipos de rayos solares (UVA y UVB) puede prevenir más manchas de la edad.

Los papilomas cutáneos son pequeños crecimientos de la piel, generalmente de color carne, que tienen una superficie elevada. Se vuelven comunes a medida que las personas envejecen, especialmente para las mujeres. Se encuentran con mayor frecuencia en los párpados, el cuello y los pliegues del cuerpo, como la axila, el pecho y la ingle.

Las manchas de la edad son inofensivas, aunque algunas veces pueden irritarse. Si te molestan las manchas de la edad o las marcas en la piel, nuestra recomendación es que hables con tu médico para valoración y eliminación si así lo aconseja.

infección urinaria en mayores

Es probable que hayas tenido una infección del tracto urinario, o ITU, en algún momento de tu vida, e incluso hayan sido más frecuentes en estos últimos años. El riesgo de una ITU es mayor entre la población de la tercera edad.

¿Qué debes saber sobre la infección urinaria?

La infección de orina es un proceso inflamatorio causado por bacterias perjudiciales que afectan principalmente al sistema urinario, aunque la mayoría de las infecciones ocurren en las vías urinarias inferiores (vejiga y uretra).

Para el diagnóstico de una infección urinaria se incluyen los siguientes procedimientos o pruebas: análisis de una muestra de orina, cultivo de bacterias de las vías urinarias, creación de imágenes de las vías urinarias, uso de endoscopio para observación del interior de la vejiga.

4 aspectos importantes sobre las ITU

Pero, ¿qué podemos saber más sobre la infección de orina?

  1. Las bacterias en la orina no son necesariamente un problema

Las bacterias urinarias elevadas no causan ningún síntoma y, a menudo, se pueden corregir aumentando la ingesta de líquidos.

La afección ocurre en alrededor del 6 al 16 por ciento de las mujeres mayores de 65 años, en el 20 por ciento de las mujeres mayores de 80 años y en el 25 al 50 por ciento de las mujeres que viven en centros de enfermería.

La infección urinaria se trata en la mayoría de las ocasiones con antibiótico (en el caso de que sea por causa bacteriana). Aunque el abuso y exceso de antibióticos puede fomentar la resistencia y dificultar el tratamiento de futuras infecciones urinarias.

La presencia de bacterias resistentes a los antibióticos en la orina también aumenta el riesgo de complicaciones graves.

El tipo de antibiótico, la dosis y la duración del tratamiento depende de la causa de la infección y el historial clínico del paciente.

  1. Los adultos mayores también tienen otros síntomas

Si estima que puedes tener una infección de orina hay que asegurarse de mencionar otros síntomas también presentes, en el caso de tenerlos:

  • Fiebre alta.
  • Empeoramiento de la frecuencia o urgencia urinaria.
  • Dolor repentino al orinar.
  • Sensibilidad en la parte inferior del abdomen, por encima del hueso púbico.
  1. Los problemas subyacentes a veces pueden causar una ITU

Las personas mayores pueden tener otros condicionantes que aumentan el riesgo de una UTI o que producen síntomas similares.

Por ejemplo, la obstrucción de la vejiga es lo que suele causar infecciones urinarias en hombres de edad avanzada.

  1. Las personas mayores no necesitan antibióticos potentes para las infecciones urinarias

Según los especialistas, el tratamiento de las infecciones urinarias debe comenzar con antibióticos de espectro reducido y así, es menos probable que estos medicamentos provoquen resistencia a los antibióticos o efectos secundarios, algo que puede suceder con los antibióticos de amplio espectro.

Para evitar la infección de orina es importante beber mucho líquido, sobre todo agua.  Ir al baño y no aguantar el orín. En las mujeres, limpiarse de adelante hacia atrás, y usar ropa interior de algodón.

Es importante tener una dieta saludable y realizar ejercicios. Si necesitas ayuda para cuidarte y llevar una vida saludable, te ofrecemos en Dedicares los servicios de ayuda a domicilio con cuidadoras especializadas y formadas.

vivir en tu hogar independencia

Envejecer en tu hogar significa permanecer en la comodidad de tu propia casa durante el mayor tiempo posible a medida que envejeces. Es la mejor opción antes que mudarte a un centro de atención para la tercera edad.

Envejecer en tu casa puede ser una opción muy viable si solo necesitas una ayuda mínima para tus actividades diarias. Así puedes disfrutar de una red de familiares y amigos cercanos, y utilizar los servicios de atención domiciliaria adecuados para cubrir tus necesidades.

Al explorar la gama de servicios disponibles, puedes decidir si envejecer en tu propio hogar es la mejor manera de mantener tu independencia y aprovechar al máximo tu tiempo.

¿Cómo los servicios de atención domiciliaria te ayudan a envejecer de forma positiva?

Si bien puede ser difícil de aceptar, la mayoría de nosotros vamos a necesitar algún tipo de asistencia en el cuidado pasado los 65 años.

Es posible que estés acostumbrado a desempeñar tu vida sin necesidad de nadie, a realizar tus tareas de forma independiente, e incluso en algunos casos compartir las tareas con tu conyugue  o solicitar la ayuda a miembros de la familia para determinadas acciones en casa. Pero a medida que envejecemos nuestras circunstancias cambian, movernos y cuidarnos puede volverse cada vez más difícil. Si la idea de mudarse a una residencia, un centro de día no te atrae, los servicios de atención domiciliaria como los de Dedicares pueden ayudarte a seguir viviendo en tu propia casa por más tiempo.

¿Qué incluyen los servicios de atención domiciliaria?

Mantenimiento del hogar. Mantener un hogar funcionando sin problemas requiere mucho trabajo. Si te resulta difícil mantener al día tareas como la limpieza, el mantenimiento, la jardinería e incluso estar al tanto de la atención médica, de las citas y de los recados, los servicios de atención domiciliaria pueden ser de gran ayuda.

Transporte. El transporte es un tema clave para las personas mayores. Tal vez te resulte difícil conducir o no te guste conducir de noche. Tener conocimiento de los horarios de trenes, autobuses, aplicaciones de viajes compartidos, taxis con tarifas reducidas y servicios de transporte para personas mayores puede ayudarte a prolongar tu independencia y mantener tu red social. Pero además también puede ser de utilidad de tener una persona que realice desplazamientos de forma particular y que pueda llevarte al médico, al supermercado o de compras.

Reformas en el hogar. Si tu movilidad se está volviendo limitada, las reformas en el hogar pueden contribuir en gran medida a mantenerla cómoda y accesible. Las modificaciones pueden incluir cosas como barras de apoyo en la ducha, rampas para evitar o minimizar el uso de escaleras, o incluso instalar un baño nuevo.

Cuidado personal. La ayuda con las actividades de la vida diaria, como vestirse, bañarse o preparar comidas, se llama cuidado personal. Los cuidadores pueden brindar servicios de atención personal que van desde unas pocas horas al día hasta atención interna las 24 horas. También pueden brindar asistencia como tomar la presión arterial u ofrecer recordatorios de medicamentos.

Cuidado de la salud. Algunos servicios de atención médica pueden ser realizados en el hogar por profesionales, como terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales o enfermeras de atención domiciliaria.

 

En DediCares conformamos una red profesional de cuidadores de personas mayores a domicilio, especializándonos en ofrecer servicios a la medida de cada usuario. Somos profesionales sociosanitarios comprometidos con la asistencia en el hogar. Para cualquier consulta sobre nuestros servicios puede realizarla a través de nuestro teléfono o por correo electrónico e incluso conocernos personalmente en nuestra oficina central de Sevilla.  Son muchas las personas, profesionales del cuidado, que nos solicitan trabajo como cuidador o cuidadora a domicilio pero somos muy estrictos en nuestra selección porque queremos ofrecer la mayor garantía a nuestros usuarios.

A medida que aumenta la población de personas mayores, también aumenta el número de personas que conservan su dentición o que han reemplazado los dientes perdidos.

Es posible que, en este sentido, los dentistas cada vez más deban brindar tratamiento a personas con diversas afecciones médicas, físicas y mentales que buscan atención bucal especializada. Uno de estos grupos son las personas con demencia.

Es posible que los pacientes con demencia ya no tengan, o lleguen a una etapa en la que ya no tengan, la capacidad de expresar sus necesidades de cuidado y tratamiento bucal. Pueden llegar a perder la capacidad de realizar la higiene oral diaria con independencia y por ello, no poder prevenir enfermedades dentales. Incluso no poder tomar decisiones informadas sobre las opciones de tratamiento o poder dar un consentimiento válido para el tratamiento que ofrece una clínica dental.

 

Factores que influyen en la salud bucal de la persona con demencia

Hay varios factores personales que influyen en la salud bucal de las personas con demencia, incluida la capacidad de autocuidado bucal y el acceso rutinario. Esto depende de la gravedad y la etapa de la demencia, el nivel de deterioro cognitivo y discapacidad física del individuo, la falta de percepción personal de los problemas de cuidado bucal y el historial dental previo, incluido el cuidado bucal y la asistencia dental necesaria, especialmente por parte de los cuidadores y el equipo de dentistas.

Las personas con demencia, generalmente, tienen una higiene bucal más deficiente, ya que la pérdida de habilidades cognitivas y motoras reduce la capacidad de cuidarse a sí mismos, incluida la realización de procedimientos de higiene bucal. Por lo tanto, la confianza en los cuidadores es de suma importancia.

Sin embargo, es posible que algunos cuidadores no tengan la motivación, el conocimiento, las habilidades o la capacitación necesarias para llevar a cabo el cuidado bucal de dichas personas.

El dentista, por lo tanto, a menudo puede encontrar dientes cariados, depósito de placa y cálculo, dientes sin restaurar, dientes que son necesarios extraer, dientes que faltan, dentaduras desgastadas o dentaduras rotas.

Factores como la severidad de la demencia, la alta carga para el cuidador, las dificultades de higiene bucal y el uso de medicamentos que causan sequedad en la boca son factores de riesgo que pueden conducir al deterioro de una dentición previamente sana.

En este aspecto, las consultas dentales en estadios tempranos de la enfermedad son de suma importancia. El dentista puede ofrecer consejos básicos, que van desde la pasta de dientes y el enjuague bucal correctos hasta una guía de salud bucal más elaborada. Las medidas preventivas es el primer paso para minimizar la enfermedad dental.

Cualquier intervención dental debe realizarse en las primeras etapas de la afección para manejar las necesidades de tratamiento dental pendientes. La clínica dental debe estar capacitada para reconocer, guiándose por los cuidadores, el estado de ánimo de la persona demente. Si es posible, es mejor posponer el cuidado dental si así lo precisa. Los lapsos de atención cortos significan que la capacidad de cooperar disminuye.

Las citas con el dentista deben mantenerse siempre y cuando la persona demente tenga capacidad de hacer frente. Si la visita la realiza un dentista regular, la cooperación y el entendimiento entre todos los involucrados hace que el tratamiento sea manejable.

Si tienes una persona mayor con demencia y necesitas que le acompañen al dentista para hacerle un seguimiento del tratamiento o atenderle en los momentos que más lo necesita, cuenta con Dedicares. Realizamos servicio de acompañamiento con cuidadores profesionales.

La automedicación y el abuso de determinados fármacos puede ser peligroso para las personas mayores

Hay dos consejos que se repiten desde hace años en los medios de comunicación: «Lea las instrucciones de este medicamento y consulte con el farmacéutico». Esta recomendación tiene especial importancia cuando se trata de seguir correctamente los tratamientos de las personas mayores. Y antes incluso de preguntar en la farmacia, es necesario que la medicación sea prescrita por un médico de familia.

En determinados casos puede conllevar tanto riesgo no seguir ningún tratamiento farmacológico como hacer un mal seguimiento del mismo. Algunos de los ejemplos más comunes son: no cumplir los horarios y los días necesarios durante la medicación; dejar un tratamiento a medias; o el muy frecuente abuso de los antibióticos en situaciones que no lo requieren.

Son prácticas que tienen como resultado la mala curación de enfermedades, su cronificación en el paciente, e incluso facilitan que los virus se hagan más resistentes. Es por eso de especial importancia evitar la automedicación o el abuso de determinados fármacos en las personas mayores.

El mal hábito de tomar un medicamento recomendado por conocidos

Es normal hablar con amigos y familiares cuando se tiene una dolencia. Ya sea por ser el propio paciente o la persona que se encarga de su medicación. Sin embargo es importante recalcar que no es recomendable usar ningún tipo de medicamento por consejo de alguna persona de confianza. La composición de todas las medicinas puede incluir determinadas sustancias y reactivos que produzcan efectos adversos para el paciente.

Incluso se puede dar el caso de que un medicamento no prescrito potencie o anule el efecto de un tratamiento recomendado por el médico. Entre estos casos se puede encontrar el uso de un medicamento no prescrito como cura preventiva. Sería el caso del uso innecesario de aspirinas en mayores de 60 (sin antecedentes cardíacos) para evitar un ataque al corazón.

En referencia al problema del abuso de medicamentos, en España habría que resaltar un caso de especial preocupación. El uso de tranquilizantes entre las familias españolas ha llevado al país a encabezar el ranking a nivel mundial. Entre las principales causas de su sobreutilización están la falta de psicólogos en atención primaria. Los profesionales reclaman además disponer de más tiempo para la atención de dichas consultas médicas.

Cuidado con la sobremedicación

Las personas mayores pueden tomar varios tipos de medicamentos para tratar sus afecciones. Esta situación hace especialmente importante un control eficiente por parte de un especialista. Con la edad aumenta el riesgo de generar descontrol en el organismo al usar determinados fármacos a la vez. Por eso es recomendable tener en cuenta consejos para su buen uso.

Estas recomendaciones son también necesarias en los casos de personas mayores a cargo de cuidadores. Es muy importante que estas personas sean bien informadas con todas las particularidades de los tratamientos del familiar. Por eso es muy importante conocer las claves para conocer la labor de los cuidadores y cuidadoras de personas mayores.

En Dedicares somos conscientes de la importancia de cuidar la correcta medicación de cada persona. Nos encargamos del control y seguimiento de los tratamientos prescritos por un facultativo.

 Si necesitas apoyo y ayuda para asistir a un familiar mayor, y busca los cuidados necesarios para atender con total confianza y seguridad a tu ser querido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

personas mayores maltrato abusos

Hoy, 15 de junio se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez con el objeto de denunciar la situación de sufrimiento y abusos que muchos mayores padecen.

El maltrato de los ancianos es un problema social que está, en muchos casos, silenciados dada la poca concienciación al respecto. Además existen pocos estudios contrastados que puedan avalar la realidad de esta lacra social. Esta grave situación se está acrecentando en los últimos años dado que la población mayor va cada vez más en aumento por el continuo proceso de envejecimiento de la pirámide poblacional.

El maltrato a los mayores es un problema que está altamente subestimado y cuenta con poca atención en la salud pública. Pero es una realidad que cada vez hay más indicios que señalan las grandes repercusiones que el maltrato supone para las personas mayores tanto psicológicas y emocionales.

Pero qué tipo de maltratos hay… Hay muchas formas de maltratar a una persona mayor desde el maltrato físico pasando por el emocional hasta la propia negligencia o la dejadez frente a los cuidados y a la atención de la persona mayor. También se podría incluir como maltrato, el abandono e incluso los abusos. Los expertos sobre este tema reconocen que el maltrato más común es el psicológico, es decir, cosas como mandarlos a callar, no dejarles hablar, gritarles o reñirles son situaciones muy recurrentes que diariamente sufren las personas mayores.

Y es que entre los abusos más comunes que se realizan entre las personas de la tercera edad están los maltratos entre los ancianos residentes en instituciones. Son muchas las denuncias presentadas por familiares y por las propias personas mayores sobre abusos en residencia. Según datos de 2018, el 33% de los ancianos que están en residencias ha sido víctima de abusos en ese año.

Investigación sobre el maltrato de personas mayores en la familia

Según una investigación, centrada en el maltrato de personas mayores en la familia y realizada por el Centro Reina Sofia para el Estudio de la Violencia, el 0,8% de los ancianos españoles reconocen que sufren maltrato por parte de la familia.

Este estudio indica que algunos de los factores que incrementan el riesgo de maltrato están vinculados con el nivel de dependencia de la víctima, la edad avanzada y la presencia de síndrome de burnout (trabajador quemado) en los cuidadores.

Ya en 2019 se hablaba de que más de medio millón de mayores de 65 años sufrían malos tratos, situación que se ha visto agravada durante la pandemia y por la situación de confinamiento donde aspectos como la violencia psicológica y la económica han sido los casos más recurrentes.

El maltrato a personas mayores es un fenómeno altamente “invisibilizado”. Se está produciendo tanto en el ámbito del hogar, de puertas adentro y los agresores suelen ser familiares muy próximos como en las residencias. Las víctimas, personas mayores que en muchos casos no cuentan ni con libertad de acción ni independencia, apenas lo hablan y casi nunca denuncian.

 

Si necesitas apoyo y ayuda para asistir a un familiar mayor, y busca los cuidados necesarios para atender con total confianza y seguridad a tu ser querido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

 

la persona mayor modelo de atención

La deshumanización en el trato a las personas mayores se ha visto plenamente evidenciada durante la pandemia, la cual ha causado además de mortandad y enfermedad, miedo y un sufrimiento indescriptible a las personas de la tercera edad en todo el mundo. Debido a estas circunstancias,  la COVID-19 ha contribuido a que estas personas estén en mayor riesgo de pobreza, discriminación y aislamiento.

La dramática cantidad de fallecidos en residencias de ancianos y muchas situaciones vividas durante la actual crisis del COVID-19 han puesto en la palestra el trasfondo «gerontofóbico», y ha subrayado la preocupante actitud de la sociedad frente a este sector poblacional. Un reflejo de la incongruencia vivida es que se ha ofrecido un discurso de respeto y tolerancia pero la realidad y los hechos ocurridos ha puesto en evidencia que era una falacia.

Muchas instituciones internacionales han reconocido la necesidad y la exigencia de humanizar los servicios y las prestaciones de atención a las personas de la tercera edad. Se ha constatado que en una situación de dependencia y de enfermedad es necesaria dignificar en todos los ámbitos tanto político como económico como cultural los servicios que se prestan a estas personas.

Un modelo de atención a las personas mayores: ¿quién debe ser lo más importante?

Entre las instituciones nacionales se reconoce que debe existir una atención social con acceso universal y equidad en los servicios promocionando la participación y conciencia de toda la comunidad, ofreciendo un modelo de atención integral centrada en la persona.

Porque la persona mayor debe estar en la diana de un modelo de atención capaz de empoderar, de hacerle partícipe y de que pueda tomar decisiones en todos los procesos. Esto implica, por supuesto, ser consciente de la singularidad de la persona y que es necesario centrarse en sus capacidades frente a aquello que la hace dependiente, contribuyendo a su autodeterminación.

El cuidado y la atención a la persona mayor debe hacerse en casa, en el hogar, y cuando esto no sea posible en un entorno similar.

No hay que olvidar, en este sentido, que también es fundamental proteger y valorar el trabajo del cuidador y de la familia, garantizando especialización y profesionalidad.

La persona mayor debe tener una atención personalizada y acorde con sus intereses. Por lo que se hace imprescindible el acompañamiento profesional que cubra las necesidades psicológicas, emocionales y sociales de la persona con el fin de que mantenga su identidad y su autoestima.

Por ello es necesario desarrollar un modelo de atención que sea una respuesta eficaz a la actual pandemia por COVID-19 y que sirva para el futuro. Ha existido una especial vulnerabilidad de las personas mayores, durante este último año, y la fragilidad del actual sistema de cuidados no ha hecho más que perjudicar esta fragilidad. Se debe desarrollar una atención de cuidados eficiente y centrada en la persona mayor, dignificándola.

El hogar es el lugar más idóneo para que la persona mayor disfrute de esta etapa de vida. Por supuesto, que estos lugares deberán ser adaptados, contando con una atención domiciliaria que cubra las necesidades personales (físicas y psíquicas) del paciente, y apoyando y contribuyendo también al bienestar de la familia que cuida de la persona mayor.

contacta personas mayores a domicilio Dos Hermanas

cuidadores personas mayores funciones

La pandemia ha generado que muchas personas mayores que antes vivían en residencia hayan vuelto a los hogares de sus familiares o a sus propias casas por temor a que fueran contagiados por la Covid-19 en aquellos lugares donde más se han producido los contagios masivos.

El retorno a las casas de las personas más mayores ha supuesto un importante incremento de la petición de servicios de atención domiciliaria durante este año largo que ya llevamos de crisis sanitaria. Hecho que ha generado múltiple consultas y preguntas entre aquellos usuarios interesados que querían conocer cuál era la labor que realizan los cuidadores.

¿Cuáles son las funciones de un cuidador o cuidadora?

Las funciones que realiza un profesional que atiende a una persona mayor en el hogar están centradas, principalmente, en garantizar unas condiciones dignas y saludables para aquella persona que necesita asistencia.

Este papel ha sido fundamental durante estos meses de pandemia pues ha sido un tiempo muy difícil y complicado para los más mayores donde el temor y el miedo por los acontecimientos y por la sucesión de noticias tristes, se entremezclaba con el día a día entre cuidados y atenciones.

El desempeño del trabajo de un cuidador de personas mayores cubre un gran abanico de tareas diarias pero entre las funciones más destacadas estarían:

  • Atención a las necesidades básicas del usuario.
  • Aseo y limpieza de las personas.
  • Administración y control de medicamentos.
  • Tareas de rehabilitación.
  • Acompañamiento en traslados.
  • Realización de recados o compras domésticas.
  • Preparación de comidas.
  • Mantenimiento básico de la casa.

Las funciones de un cuidador no deben estar robotizadas ni deben ser automáticas, es decir, la humanización es un factor clave en el ejercicio de las tareas de un cuidador. Las personas mayores, en su gran mayoría, cuentan con necesidades muy especiales y particulares, por lo que es fundamental tener en cuenta el trato y la calidez suficiente para reforzar lazos entre el cuidador y el usuario.

En DediCares hemos constatado, a través de nuestra experiencia, la importancia de apoyar la autonomía del usuario. Es por este motivo que realizamos un acompañamiento y una supervisión ofreciendo las mayores garantías pero siempre dejando que nuestros usuarios cuenten con cierta libertad de movimiento. Generar un entorno de trabajo y de buena relación entre el cuidador y el usuario es fundamental para el buen desempeño de las funciones y para el bienestar esencial de la persona mayor, objetivo fundamental del profesional.

En DediCares estamos conformándonos como una red profesional en el cuidado de personas mayores a domicilio, especializándonos en ofrecer servicios a la medida de cada usuario. Somos profesionales sociosanitarios comprometidos con la asistencia a domicilio. Para cualquier consulta sobre nuestros servicios puede realizarla a través de nuestro teléfono o por correo electrónico e incluso conocernos personalmente en nuestra oficina central de Sevilla.  Son muchas las personas, profesionales del cuidado, que nos solicitan trabajo como cuidador o cuidadora a domicilio pero somos muy estrictos en nuestra selección porque queremos ofrecer la mayor garantía a nuestros usuarios.

 

contacta personas mayores a domicilio Dos Hermanas

cuidado facial mascarilla

La mascarilla es algo esencial en nuestra vida desde hace un año y aunque ya estamos, poco a poco, acostumbrándonos a ella, no es fácil lidiar con las incomodidades que produce su uso.

Ha llegado la primavera y comienza a hacer algo de calor, por ello, es un buen momento para reforzar nuestras rutinas en el cuidado facial. ¿Quieres conocer cuáles son nuestras recomendaciones? A continuación, ofrecemos 5 recomendaciones sobre el uso de la mascarilla y el cuidado de la piel de la cara ahora que ha llegado el buen tiempo.

Limpieza

Limpia e hidrata la piel antes y después de usar la mascarilla. ¿Cuáles son los mejores productos para esta rutina? Aquellos que no obstruyan la piel, que tengan una textura ligera y de rápida absorción.

Durante el verano y por el calor, la piel suda más. Una manera de controlar ese exceso de sebo es limpiar bien la piel con un tónico antes de aplicar cualquier producto de maquillaje.

Eso sí, nuestro consejo es que evites, en la medida de lo posible, el uso continuado del maquillaje en estos tiempos y si lo haces que no sean productos muy compactos.

Protección

Una de las mejores recomendaciones que podemos ofrecer, ahora que llega el buen tiempo, es la hidratación con alto factor de protección para el cuidado facial.

Muchas personas creerán que el uso de la mascarilla ya es un elemento protector frente a los rayos del sol, pero esto no es del todo cierto ya que no nos protege de sus efectos dañinos.

El uso tan prologando de la mascarilla en nuestro día a día, ha supuesto que una parte de la cara (desde la nariz hasta la barbilla) esté mucho más sensible -por la humedad que se genera y por la fricción-, provocando un perjuicio significativo a nuestro rostro.

Aplicación

La aplicación de la hidratación con factor de protección se debe hacer momentos antes de colocarse la mascarilla. Intentar, en la manera de lo posible, volver a aplicar la crema fotoprotectora si nos hemos quitado la mascarilla pues puede ser que en el gesto de retirar y colocarla de nuevo hayamos eliminado el cosmético.

Continuidad

Igual que nos hemos acostumbrado al uso de la mascarilla diariamente cada vez que salimos a la calle, debemos adoptar una rutina regular en el cuidado de la piel. Si antes no habías interiorizado la importancia del cuidado facial, ahora es imprescindible limpiar e hidratar tu cara antes y después de usar la mascarilla. Dale continuidad a esta tarea y verás los resultados a corto plazo.

Prevención

A muchas personas la mascarilla está provocando picor, sarpullido, dermatitis, e incluso acné. Es importante prevenir y cuidar especialmente la piel para aliviar estas incomodidades. Consulta a tu especialista y busca productos que mejoren tu piel.

También puede producir rozaduras en la piel en determinados puntos de la cara: nariz, barbilla y mejillas. Para ello, puedes utilizar protector de la piel que te evite estos roces.

Los efectos de la Covid-19 sobre la salud socioemocional de los mayores

Los primeros estudios sobre los resultados de la vacunación parecen ser prometedores. A esto habría que sumar el progresivo aumento de nuevos vacunados, que según los últimos datos superan los 2,1 millones con la pauta completa. Son sin duda una ventana a la esperanza después de este primer año de pandemia. Y también un buen momento para evaluar en qué se puede mejorar.

Entre los terribles efectos provocados por la Covid-19 en la sociedad hay uno que ha quedado silenciado. La necesidad de reaccionar con premura para evitar los contagios y los fallecidos ha provocado la toma de medidas drásticas para evitar el colapso de la sanidad pública. Pero esta situación ha acarreado también un fuerte impacto psicológico que se ha llegado a calificar como «la otra pandemia». La emocional.

En el caso de las personas de mayor edad este impacto ha sido incluso mayor. La distancia de muchas familias y la falta de contacto han sido en parte mitigadas gracias a las nuevas tecnologías, pero no lo suficiente.

Los efectos de la Covid-19 sobre la salud socioemocional de los mayores

En anteriores publicaciones hablamos sobre algunos de los principales efectos que estaban comenzando a dar la cara a finales de 2020. Algunos de estos problemas ya existían mucho antes de la pandemia, pero sus efectos se han visto incrementados.

El drástico cambio de hábitos, las restricciones de movilidad e incluso el frenético volumen de información han provocado estrés, sensación de soledad e incluso miedo en muchas personas. Como profesionales en el cuidado de personas mayores, en DediCares intentamos informar sobre la importancia de concienciar a la sociedad sobre el cuidado de la salud mental.

En ese sentido, todos tenemos que ser conscientes del gran valor de prestar un plus de atención en el cuidado de la salud de nuestros mayores. Tanto la salud física como la mental.

La salud mental sale a debate

Los medios de comunicación y las redes sociales han servido estos días como foro de debate sobre la salud mental. Aunque muchos expertos, psicólogos y sanitarios llevan desde el principio de la pandemia tratando de dar visibilidad a esta situación, ha sido una intervención en el Congreso la que ha servido como aliciente.

En cualquier caso es una buena oportunidad para sensibilizar sobre un problema que afecta a buena parte de la sociedad. De hecho, tras la reacción producida por los hechos del Congreso, el presidente del Gobierno se ha comprometido a actualizar la estrategia nacional de atención psicológica y psiquiátrica. Un hecho que serviría para mejorar el Sistema Nacional de Salud.

Uno de los datos que ha causado especial sorpresa en este debate ha sido la cifra de psicólogos clínicos en España. Seis por cada 100.000 habitantes (la media europea es de 18). Una cifra del todo insuficiente para poder afrontar el posible aumento de patologías mentales que podría producirse con la pandemia.

Un primer paso importante para resolver esta situación es por tanto el darle visibilidad y sensibilizar a la sociedad. El esfuerzo conjunto y la comprensión de los posibles efectos de una situación sanitaria como la actual, nos puede servir para aprender y saber afrontar de una mejor forma dichas dificultades.