caída, invierno, 2020, cuidados

El invierno es una estación fantástica porque está llena de celebraciones: Nochebuena, Fin de año, Reyes… Pero a medida que baja la temperatura, el riesgo de caer aumenta en esta época del año. Es tiempo para el clima húmedo y el frío, la lluvia, el hielo y la nieve. Es la temporada de los resbalones. Es momento de aumentar las precauciones y pedir un deseo para este 2020: no más tropiezos, no más caídas.

Se estima que el 30% de la personas mayores de 60 años sufrirá una caída al menos una vez al año, y esta cifra aumenta al 50% si son mayores de 80 años. La prevalencia aumenta  significativamente en los meses de invierno debido a los peligros y las inclemencias climáticas. Una de cada tres caídas de personas mayores de 65 años se produce además fuera de casa.

POR QUÉ NOS CAEMOS MÁS CUANDO SOMOS MAYORES

Cuando somos mayores nuestros andares son más cortos, elevamos menos los pies al caminar y los movimientos se vuelven algo más rígidos. Nos cuesta además mantener el equilibrio. Se unen a estos factores, los relativos al desgaste de los huesos, la falta de la elasticidad de los músculos, la pérdida de visión y la disminución de agilidad.

Una caída en un adulto mayor puede provocar lesiones importantes. En muchos casos, las caídas son evitables y se pueden prevenir. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), siete de cada diez personas mayores de 65 años que sufren una caída en España padecen consecuencias importantes, y en uno de cada diez casos las consecuencias son graves, como fracturas en la cadera, lo que llega a dificultar la independencia de las personas mayores y puede llevar a su fallecimiento.

A  continuación, ofrecemos algunos consejos para anticiparse a posibles situaciones de riesgo.

PRECAUCIÓN EN LAS CALLES Y EN LAS ZONAS DE SU ENTORNO

Debido a las lluvias, a las heladas de por la mañana y a la caída de hojas, las calles y las zonas próximas a donde vives se volverán muy peligrosas. Los suelos se harán muy resbaladizos.

  • Evita salir muy temprano. Espera que el Sol caliente el pavimento.
  • Ten mayor precaución al andar y ve fijándote por dónde caminas.
  • Anda por zonas conocidas, con gran iluminación y bien señalizadas.
  • Evita los baches, los agujeros en el pavimento o en las aceras, y los desniveles, por ejemplo, en las escaleras.

CALZADO CÓMODO Y CON GRAN AGARRE

Durante todo el año  es muy importante elegir bien nuestro calzado, pero en invierno es clave usar los zapatos correctos. Deben tener un fuerte agarre o contar con suelas gruesas de goma para protegernos contra las superficies resbaladizas. Sentirse seguro a la hora de andar te hará ir más firme en tu caminar.  No debes escatimar en elegir unos buenos zapatos porque pueden evitarte muchas caídas.

PARA LA INESTABILIDAD, UN APOYO ADICIONAL

No te preocupes por lo estético o por el qué dirán, si te sientes más seguro o segura utilizando un bastón o un andador, acércate ya a la ortopedia más cercana con los consejos previos de tu médico de familia.

REFUERZA TU MUSCULATURA

Para reducir el riesgo de que las extremidades y las articulaciones estén rígidas, lo mejor es hacer ejercicio. El  deporte siempre es nuestro mejor aliado. Puedes ejercitar tu cuerpo con ejercicios sencillos –de fuerza y de estiramiento- en tu casa. De esta forma, podrás mantener tu cuerpo en forma para cualquier salida a la calle.

 

No te preocupes en exceso en relación a las caídas y a los resbalones. No temas a la hora de ir a comprar, acudir al médico o citarte con tus amigos. Prevenir no implica dejar de hacer tu vida normal. Salir a la calle es una buena actividad que trae aspectos positivos solo hay que tener mayor precaución en invierno.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *