Entradas

boca seman personas mayores

La boca seca, también conocida como xerostomía, es un problema común entre las personas mayores. Aunque a menudo se pasa por alto, puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y la salud bucal en general. En este artículo, exploraremos cuándo preocuparse por la boca seca en las personas mayores, las posibles causas detrás de este problema y qué se puede hacer para aliviarlo.

La boca seca es más que simplemente sentir sed ocasionalmente. Es una afección crónica que ocurre cuando las glándulas salivales no producen suficiente saliva para mantener la boca húmeda. La saliva es esencial para la salud bucal, ya que no solo facilita la deglución y la digestión de los alimentos, sino que también protege los dientes y las encías contra las bacterias dañinas.

¿Qué enfermedad provoca la boca seca en las personas mayores?

La boca seca en las personas mayores puede ser causada por una variedad de factores, que incluyen:

1. Medicamentos: Muchos medicamentos comunes, como los utilizados para tratar la presión arterial alta, la depresión, la alergia y la enfermedad de Parkinson, pueden tener como efecto secundario la reducción de la producción de saliva. Las personas mayores a menudo toman múltiples medicamentos, lo que aumenta el riesgo de boca seca.

2. Problemas de salud: Algunas enfermedades crónicas, como la diabetes, la enfermedad de Alzheimer y el síndrome de Sjögren, pueden estar relacionadas con la boca seca. Además, las personas mayores a menudo tienen condiciones médicas que aumentan el riesgo de xerostomía, como la hipertensión y la artritis.

3. Radioterapia y quimioterapia: Las personas mayores que han recibido radioterapia en la cabeza y el cuello o quimioterapia para tratar el cáncer pueden experimentar daño en las glándulas salivales, lo que lleva a la boca seca.

4. Cambios hormonales: Las alteraciones hormonales asociadas con el envejecimiento, como la menopausia en las mujeres, también pueden contribuir a la sequedad bucal.

5. Hábitos de vida: Fumar y beber alcohol en exceso son factores de riesgo conocidos para la boca seca, y estas prácticas a menudo persisten en la vejez.

¿Qué se puede tomar para la sequedad de la boca?

La boca seca en las personas mayores no solo es incómoda, sino que también puede tener consecuencias negativas para la salud bucal. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar a aliviar y prevenir la boca seca:

1. Hidratación constante: Beber agua regularmente es fundamental para mantener la boca húmeda. Las personas mayores deben llevar una botella de agua consigo y recordar tomar pequeños sorbos durante el día.

2. Chicles sin azúcar o caramelos: Masticar chicles sin azúcar o chupar caramelos sin azúcar puede estimular la producción de saliva y aliviar la sequedad de la boca.

3. Evitar el alcohol y el tabaco: Reducir o eliminar el consumo de alcohol y dejar de fumar puede ayudar significativamente a mejorar la salud bucal y reducir la boca seca.

4. Humidificadores: Usar un humidificador en el dormitorio durante la noche puede ayudar a mantener el aire húmedo y reducir la sequedad bucal.

5.Evitar alimentos irritantes: Los alimentos picantes, ácidos y salados pueden empeorar la sequedad de la boca. Evitar estos alimentos o consumirlos con moderación puede ser beneficioso.

6. Cuidado bucal adecuado: Mantener una higiene bucal rigurosa es esencial para prevenir problemas dentales relacionados con la boca seca. Esto incluye el uso de un cepillo de dientes suave y pasta dental con flúor, así como visitas regulares al dentista.

7. Consultar a un profesional de la salud: Si la boca seca persiste o se vuelve problemática, es importante buscar la ayuda de un médico o dentista. Pueden recomendar tratamientos específicos, como enjuagues bucales y geles lubricantes, o ajustar la medicación si es necesario.

En resumen, la boca seca es un problema común en las personas mayores y puede tener múltiples causas, incluyendo medicamentos, enfermedades y cambios hormonales. Sin embargo, existen estrategias efectivas para aliviar y prevenir la sequedad bucal, lo que puede mejorar la calidad de vida y la salud bucal en general de las personas mayores. Siempre es importante buscar orientación médica cuando la boca seca se convierte en un problema persistente.

beneficios autocuidado personas mayores

En el transcurso de la vida, el envejecimiento es un proceso natural que todos experimentamos. A medida que envejecemos, el bienestar se vuelve una prioridad aún mayor. Los beneficios del autocuidado entre las personas mayores es esencial para asegurar una calidad de vida plena y significativa en esta etapa de la vida.

 

En DediCares, creemos en el poder del autocuidado y su impacto positivo en la salud física, mental y emocional de las personas mayores. A través de este artículo, exploraremos la importancia del autocuidado y brindaremos consejos prácticos para fomentarlo y promover una vida activa y feliz en la tercera edad.

La Importancia del Autocuidado en Personas Mayores

A menudo, en la vorágine de la vida diaria, podemos olvidar la relevancia del autocuidado para las personas mayores. Sin embargo, en esta etapa de la vida, se vuelve aún más crucial. El autocuidado permite mantener la autonomía, la autoestima y la independencia, factores esenciales para la satisfacción personal en la tercera edad.

1. Cuidado Físico

El bienestar físico es la base del autocuidado en personas mayores. Incentivar la actividad física adecuada para sus capacidades, como caminatas suaves, ejercicios de flexibilidad o actividades acuáticas, ayuda a mantener la movilidad y fortaleza muscular. Además, una dieta equilibrada, rica en nutrientes, contribuye a mantener un sistema inmunológico fuerte y una salud óptima. El autocuidado físico también involucra descansar adecuadamente, asegurando un sueño reparador y energía renovada.

2. Cuidado Emocional

En la tercera edad, las emociones pueden volverse más complejas debido a cambios en la vida y la pérdida de seres queridos. Es fundamental fomentar un espacio donde puedan expresar sus sentimientos y recibir apoyo emocional. Practicar la gratitud, la meditación y la participación en actividades que les brinden alegría y plenitud, les ayudará a mantener un equilibrio emocional.

3. Cuidado Social

El aislamiento social es un desafío común para las personas mayores, y el autocuidado implica nutrir conexiones significativas. Fomentar la interacción social a través de visitas familiares, actividades en grupos comunitarios y la participación en eventos culturales, beneficia su bienestar mental y emocional. Las relaciones sociales enriquecen sus vidas y les brindan una sensación de pertenencia.

Consejos para Fomentar el Autocuidado

En DediCares, nos enorgullece promover el autocuidado en personas mayores y empoderarlos para que vivan vidas plenas y saludables. Aquí compartimos algunos consejos prácticos para fomentar el autocuidado:

1. Comunicación y Escucha Activa

Mantén una comunicación abierta con las personas mayores que estás cuidando o acompañando. Escucha sus necesidades y deseos, y asegúrate de que se sientan comprendidos y respetados. Animarles a expresar sus emociones les ayudará a mantener una mente equilibrada y liberarse de tensiones.

2. Diseña un Plan de Actividades

Colabora con ellos para diseñar un plan de actividades que fomente el autocuidado. Involúcralos en la elección de actividades que disfruten y que se alineen con sus capacidades. Ya sea un paseo por el parque, un taller creativo o una sesión de relajación, estas experiencias les brindarán momentos significativos y gratificantes.

3. Establece Rutinas Saludables

Ayúdales a establecer rutinas saludables que incluyan horarios regulares de sueño, comidas nutritivas y tiempo para el ocio y el descanso. Las rutinas proporcionan estabilidad y estructura, lo que es especialmente beneficioso para personas mayores.

4. Apoyo Profesional

Considera la posibilidad de contar con servicios de cuidados a domicilio, como los que ofrecemos en DediCares. Nuestros profesionales capacitados pueden brindar asistencia personalizada, garantizando que tus seres queridos reciban la atención y el cuidado que merecen.

 

En DediCares creemos en el poder del autocuidado y su impacto en el bienestar de las personas mayores. Proporciónales el apoyo y las herramientas necesarias para fomentar el autocuidado y así, garantizar que disfruten de una vida plena y significativa en esta etapa de la vida.

A través de la comunicación, la escucha activa y la implementación de actividades adecuadas, podemos fortalecer su bienestar físico, emocional y social. Trabajemos juntos para cuidar de quienes nos cuidaron y brindarles el amor y el respeto que se merecen.

La automedicación y el abuso de determinados fármacos puede ser peligroso para las personas mayores

Hay dos consejos que se repiten desde hace años en los medios de comunicación: «Lea las instrucciones de este medicamento y consulte con el farmacéutico». Esta recomendación tiene especial importancia cuando se trata de seguir correctamente los tratamientos de las personas mayores. Y antes incluso de preguntar en la farmacia, es necesario que la medicación sea prescrita por un médico de familia.

En determinados casos puede conllevar tanto riesgo no seguir ningún tratamiento farmacológico como hacer un mal seguimiento del mismo. Algunos de los ejemplos más comunes son: no cumplir los horarios y los días necesarios durante la medicación; dejar un tratamiento a medias; o el muy frecuente abuso de los antibióticos en situaciones que no lo requieren.

Son prácticas que tienen como resultado la mala curación de enfermedades, su cronificación en el paciente, e incluso facilitan que los virus se hagan más resistentes. Es por eso de especial importancia evitar la automedicación o el abuso de determinados fármacos en las personas mayores.

El mal hábito de tomar un medicamento recomendado por conocidos

Es normal hablar con amigos y familiares cuando se tiene una dolencia. Ya sea por ser el propio paciente o la persona que se encarga de su medicación. Sin embargo es importante recalcar que no es recomendable usar ningún tipo de medicamento por consejo de alguna persona de confianza. La composición de todas las medicinas puede incluir determinadas sustancias y reactivos que produzcan efectos adversos para el paciente.

Incluso se puede dar el caso de que un medicamento no prescrito potencie o anule el efecto de un tratamiento recomendado por el médico. Entre estos casos se puede encontrar el uso de un medicamento no prescrito como cura preventiva. Sería el caso del uso innecesario de aspirinas en mayores de 60 (sin antecedentes cardíacos) para evitar un ataque al corazón.

En referencia al problema del abuso de medicamentos, en España habría que resaltar un caso de especial preocupación. El uso de tranquilizantes entre las familias españolas ha llevado al país a encabezar el ranking a nivel mundial. Entre las principales causas de su sobreutilización están la falta de psicólogos en atención primaria. Los profesionales reclaman además disponer de más tiempo para la atención de dichas consultas médicas.

Cuidado con la sobremedicación

Las personas mayores pueden tomar varios tipos de medicamentos para tratar sus afecciones. Esta situación hace especialmente importante un control eficiente por parte de un especialista. Con la edad aumenta el riesgo de generar descontrol en el organismo al usar determinados fármacos a la vez. Por eso es recomendable tener en cuenta consejos para su buen uso.

Estas recomendaciones son también necesarias en los casos de personas mayores a cargo de cuidadores. Es muy importante que estas personas sean bien informadas con todas las particularidades de los tratamientos del familiar. Por eso es muy importante conocer las claves para conocer la labor de los cuidadores y cuidadoras de personas mayores.

En Dedicares somos conscientes de la importancia de cuidar la correcta medicación de cada persona. Nos encargamos del control y seguimiento de los tratamientos prescritos por un facultativo.

 Si necesitas apoyo y ayuda para asistir a un familiar mayor, y busca los cuidados necesarios para atender con total confianza y seguridad a tu ser querido, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

ola de calor, mayores, consejos

Las altas temperaturas son las protagonistas, en casi toda España, durante estas fechas de finales de julio y principios de agosto.  Los mayores son las personas que más padecen los estragos de la ola de calor por lo que es necesario seguir una serie de consejos para no sufrir demasiado estos días de verano. 

Para evitar posibles golpes de calor entre las personas de la tercera edad, DediCares ofrece un decálogo de recomendaciones con el que mantenerse bien cuidados:

1.- Hidratación constante. Es esencial beber mucha agua para mantener el cuerpo hidratado frente a la rápida pérdida de líquido como consecuencia directa del calor. En el caso de las personas mayores, no suelen tener tanta sed. En este caso, el cuidador debe controlar la cantidad de agua que bebe la persona de la tercera edad y cerciorarse de que es la suficiente, invitándole a beber, aunque no tenga sed.

2. Uso de ropa ligera. Para conseguir una mayor comodidad y disminuir la sensación de asfixia a altas temperaturas, es crucial que su ropa sea ligera y transpirable. Se recomienda el uso de tejidos de lino o algodón en prendas que queden holgadas. En el caso de emplear una camisa, evitar abrochar los botones más cercanos al cuello.

3. Evitar las horas de máximo calor. Una buena opción de cara al buen tiempo es salir a pasear. Ahora, en verano, sin embargo, es fundamental evitar hacerlo en las horas de más calor, que normalmente comprenden entre las 12.00 y las 17.00 horas. Además, al margen de la hora del paseo, hay que procurar estar el máximo tiempo a la sombra y cubrir la cabeza, con un sombrero o una gorra, para evitar una exposición directa al sol.

4. Eludir bebidas con cafeína o alcohol. La cafeína y el alcohol, además de estimular y provocar alteraciones nerviosas en las personas mayores, favorecen la deshidratación. Por eso es tan importante evitar este tipo de bebidas, sobre todo, ahora en estos meses de verano.

5. Aumentar el consumo de frutas y verduras. Para la correcta hidratación de nuestros mayores en verano es importante fomentar el consumo de líquidos en la dieta. Se aconseja aumentar el consumo de frutas y verduras durante estos meses. Por el contrario, hay que evitar platos que requieran procesos de digestión largos, como guisos o caldos a altas temperaturas. Asimismo, es conveniente para la nutrición de los mayores que consuma más pescado que carne.

6. Mantener la casa fresca. Durante las horas más calurosas del día es más apropiado mantenerse en casa. Sin embargo, cuidar la temperatura en el interior también es una tarea necesaria, ya que el calor del exterior afecta también a la temperatura del hogar, provocando una sensación de bochorno muy incómoda. Por ello, se aconseja cerrar las ventanas durante estas horas y abrirlas a última hora de la tarde y por la noche, cuando refresca un poco más. En el caso de tener aire acondicionado, mantener la casa refrigerada es una buena opción, pero no se recomienda reducir la temperatura más allá de 22-24 grados centígrados.

7. Usar protección solar. La piel de las personas mayores pierde grasa y al mismo tiempo se vuelve más delgada, por lo que la prevención frente a los efectos del sol adquiere todavía más importancia. La utilización de protección solar es imprescindible cuando sale de casa. Usar como mínimo factor 20.

8. Salir al aire libre. Dar paseos ayuda a que las personas mayores estiren los músculos y se encuentren más sanos. Mantener el cuerpo activo asegura una mayor autonomía y evita caídas inesperadas, reduciendo su miedo a caminar solo.

9. Controlar las horas de sueño. En verano, las horas de sueño están alteradas. El calor nos hace dormir menos y, por tanto, estar más cansados durante el día. Evitar este hecho es mucho más importante cuando se trata de personas mayores, ya que las horas de sueño para ellos son esenciales para un correcto estado de salud. Para conseguir controlar las horas de sueño, mantener unos horarios fijos es de gran ayuda. Del mismo modo, realizar algo de ejercicio durante el día aumenta el cansancio y la sensación de sueño, favoreciéndoles dormir mejor.

10. Vigilar la tensión arterial. Los tratamientos médicos a los que se someten las personas mayores suelen afectar a su tensión arterial de manera que su control se convierte en algo indispensable para que su salud esté en perfectas condiciones. El calor también altera la tensión, por ello, vigilar periódicamente ayuda a prevenir efectos negativos en los mayores.

 

Este artículo fue publicado en el Correo de Andalucía, el pasado 25 de julio, puede leerlo íntegramente en el siguiente  enlace.

Además, el gerente de DediCares, Antonio Solís, explica estos consejos a través de una entrevista realizada en Canal Sur Radio en el programa «La tarde con Fernando Pérez»

 

Si requiere de un profesional para el cuidado y la atención de una persona mayor en su domicilio, en estos días de verano, póngase en contacto con nosotros. Le ofrecemos presupuesto sin compromiso y en menos de 24 horas. 


contacta personas mayores a domicilio Dos Hermanas