Entradas

Hay cinco poblaciones en el mundo que son las denominadas zonas azules, territorios donde la esperanza de vida es superior a la media: Ogliastra en Cerdeña, Okinawa en Japón, Nicoya en Costa Rica, la isla de Ikara en Grecia y Loma Linda en California. Ellos tienen en común varios factores que les han hecho ostentar el récord de ser las personas más longevas. Los aspectos comunes son los de llevar una vida saludable, encontrarse bien con un mismo y sentirse feliz.

soledad y la falta de interés pueden desencadenar en depresión y en tristeza. Es por eso que debemos encontrar actividades que nos ocupen y nos generen bienestar.

En esta etapa de la vida, se dispone de más tiempo para realizar tareas que antes por la escasez de horas libres y las múltiples actividades diarias no se podían llevar a cabo. Por ello, es el momento de buscar tareas que nos provoquen alegría, nos enriquezcan emocionalmente y nos produzcan felicidad.

 

¿QUÉ PUEDO HACER PARA SENTIRME MÁS FELIZ EN LA TERCERA EDAD? 

Es fundamental que nos marquemos metas alcanzables, que nos motiven y que nos ofrezcan un sentido de la vida, entendiendo que es esencial combinarlas con nuestro entorno social para mejorar nuestro bienestar emocional.

La actitud positiva es clave en la tercera edad. Los cambios producidos de forma lógica cuando una persona alcanza los 65 años: jubilación, ausencia de responsabilidades laborales, disminución de la actividad física, pérdida de seres queridos,…, pueden reducir la capacidad de adaptación y la aceptación por esta nueva etapa. Por ello, la actividad física y el ejercicio mental juegan un papel esencial en la persona. Estos aspectos deberán ser generados por uno mismo –es crucial el autocuidado-, desarrollando una vida activa involucrándose en tareas diarias y siendo conscientes de los cambios producidos por la edad.

 

ALGUNOS CONSEJOS PARA SER MÁS FELIZ A PARTIR DE LOS 65 AÑOS 

  1. Incrementar las relaciones sociales. Es el momento de activar el ámbito social quizás más descuidado durante nuestra etapa laboral. Se hace necesario salir y provocar más vínculos sociales con los vecinos, los antiguos amigos o incluso, estrechar más los lazos de unión con la propia familia.
  2. Bailar. Muchas personas han ido posponiendo las clases de baile por falta de tiempo. Ahora es el momento de salir a la pista y disfrutar del placer de bailar. Hay clases para todos los gustos: salsa, bachata, tango, chachachá, mambo, etc. Solo hay que atreverse a apuntarse.
  3. Acudir a un espectáculo. El teatro, la ópera, el musical son espectáculos que ofrecen la posibilidad de salir, de divertirse de la compañía –aunque también puedes ir solo-, de pasar un rato entretenido. Es una actividad gratificante que te aporta la ilusión de lo diferente.  
  4. Aprender un hobby. La pesca, la pintura, las manualidades te pueden ayudar mucho a mantener una buena salud física y mental. Debes elegir con el que te sientas más cómodo y con el que disfrutes más.
  5. Ir a gimnasia de mantenimiento o hacer yoga. El yoga es una de las actividades físicas que más beneficios reporta cuando la practicas con asiduidad.  Es una disciplina suave que mejora la movilidad, la flexibilidad y la agilidad de las personas que la realizan.
  6. Participar en un taller de lectura. La concentración y la retención son aspectos que se activan más con la lectura de un buen libro. No podemos olvidar que ejercitando la memoria favorecemos la actividad del cerebro y ayudamos la memoria a corto plazo, la más afectada con el paso de los años.
  7. Viajar. Siempre se ha dicho que es uno de los placeres de la vida. Los viajes del IMSERSO en España son una excelente oportunidad para aquellos que quieren conocer nuevos lugares, establecer nuevas amistades a unos precios ajustados a los bolsillos de las personas mayores de 65 años.
  8. Hacer senderismo. Caminar por rutas de bajo impacto también favorece nuestra salud física y nos acerca a la naturaleza. Hay muchos clubes en las ciudades, algunos de ellos gratuitos, que te brindan la oportunidad de pasear por el campo y pasar un día entretenido.
  9. Escuchar programas de radio. La alternativa a la televisión puede ser la radio. Este canal de comunicación te ofrece estar en contacto con la actualidad diaria y a su vez, seguir realizando tareas o hobbies: crucigramas, costura, manualidades. De esta manera, activas la mente de doble forma.
  10. Escribir un cuento o tu biografía. Para aquellos que gustan del placer de la escritura y buscan canalizar sus inquietudes narrando historias, es la hora de contar sus vivencias y mostrar al mundo cómo ha sido su vida. ¡Qué buen ejercicio para la mente y qué importante es dejar plasmado todo lo que has vivido hasta la fecha!

 

Para sentirse feliz es crucial que la persona tenga ganas de vivir y de disfrutar del momento. Buscar nuevas oportunidades favorecerá el sentimiento de felicidad y de bienestar emocional con uno mismo. Existen múltiples formas de pasárselo bien, la clave está en elegir cuál te hará sentir bien.  Llegar a los 65 años no implica estancarse y dejar pasar el tiempo sin nada ocioso que hacer.

 

Hay personas mayores que por determinadas circunstancias: detrimento de la movilidad o cuidados especiales, entre otras, requieren del apoyo de otras personas para realizar ciertas actividades.

 

En estos casos lo mejor es solicitar ayuda. Un cuidador puede favorecer tu bienestar, hacerte sentir más feliz. Con su colaboración puedes participar en excursiones, asistir a un espectáculo, mantener conversaciones amenas y relajadas, realizar actividades físicas guiadas para mejorar tu bienestar físico y emocional… Las posibilidades son infinitas.

Si necesitas apoyo asistencial y llevar a cabo actividades que te hagan sentir feliz ponte en contacto con nosotros a través de info@dedicares.com o en el teléfono 955.31.20.28.

contacta personas mayores a domicilio Dos Hermanas